OSCAR MUÑIZ, nunca se le debe olvidar

 



       Marceliano Cuesta (años 20) Oscar Muñiz (1995)
      (www.asturiasmundial.com) (Archivo atletismo RGCC)

                         PIONEROS GIJONESES

3.- OSCAR MUÑIZ, nunca se le debe olvidar

Marcelino (Marceliano) Cuesta, nacido en el siglo XIX, fue un destacado ciclista de la época que a principios del siglo XX destacaba en el ciclismo participando en todas a las carreras ciclistas que en Asturias se organizaban y habitual en las nacionales junto a su hermano Jesús. Como ejemplo la que ganó en agosto de 1907 en Gijón por iniciativa de la Liga de expendedores de bebidas sobre un circuito de cinco vueltas saliendo del Paseo de Begoña, subida a Ceares, carreteras de la Costa y de Oviedo hasta el Frontón.
En 1908 se proclamó Campeón de España de Fondo en Carretera. Marceliano, su hermano Jesús y otros destacados deportistas de la época fundaron en 1903 el Club Ciclista Gijonés. Antes de la fundación del Sporting (1905) el ciclismo era el deporte de más auge, seguimiento y aceptación en Gijón.


 Velódromo de la calle Molina (Gijón) en el año 1908. Por la izquierda tres ciclistas de Vizcaya, Jesús de la Cuesta y Marceliano de la Cuesta (Foto libro la bici en Gijón)

Marceliano Cuesta fue vocal de la primera junta directiva de la Federación Atlética Asturiana (1920) y lo continuó haciendo en las sucesivas juntas que se fueron formando en aquellos años
En la década de los años 20, inculcó el espíritu de la práctica del atletismo a un grupo de jóvenes entre los que se encontraban Casiano Hoyos, Pacán, Montaner, Benito Castañeda, Oscar Muñiz y otros.
Marcelino Cuesta estuvo presente en todas las referencias del deporte de la época siendo considerado como el mejor impartiendo las enseñanzas deportivas. Las referencias que sobre él me llegaron fueron de todo un sportman multifacético, un auténtico maestro, lleno de humanidad y un destacado ciclista de la época.
Oscar Muñiz en una entrevista publicada por El Comercio y firmada por CHEMA decía con referencia a Marceliano Cuesta “hombre vinculado al histórico Sporting, quien nos inculcó a muchos el espíritu y la bandera deportiva. Un auténtico maestro y de cuyas enseñanzas guardo imborrables recuerdos. Un hombre lleno de humanidad”.
Recibió un merecido homenaje, el 11 de diciembre de 1955, que tuvo lugar en el Hotel Asturias imponiéndole la Medalla de Oro de la Constancia y entregándole el alcalde de Gijón, don José García Bernardo, una placa conmemorativa con el texto siguiente: “Al entusiasta promotor y deportista integral don Marceliano de la Cuesta en justo homenaje por su meritorio y perseverante labor”

Caricatura de Marceliano Cuesta y José Luis Michelón (periodista Voluntad)
(Hemeroteca Voluntad) y (Revista El Grupo 2000)

Conocí a José Luis Michelón como Jefe de Prensa del R.G.C. C en la época de la presidencia de Janel Cuesta cuando se editaba la revista El Grupo 2000. Era una persona afable, amable con el que empaticé y recuerdo con afecto.
El homenaje a Marcelino Cuesta fue promovido por el ciclismo y en la crónica del diario Voluntad, firmada por Michelón, se decía:
“Marceliano Cuesta no es solamente uno de los propulsores del ciclismo en Asturias. Aun siendo el ciclismo su mayor pasión, también a los restantes deportes les dedicó esfuerzo y ayudas sin límite. El atletismo, la natación, el fútbol, el hockey… En fin, todas las actividades deportivas sobre todo en periodos difíciles de su implantación y adaptación en nuestra ciudad, tuvieron en Marceliano de la Cuesta un entusiasta propulsor. Trabajando de forma decidida y abnegada, sin compensación material alguna, simplemente por la satisfacción del deber cumplido”
El diario El Comercio también proporcionó amplia información que tituló: El caballeroso deportista Marceliano de la Cuesta será hoy homenajeado y en su introducción decía: “Ha llegado la fecha de rendir tributo de admiración con identificación cariñosa a un gijonés integral que dedicó su vida al deporte en su práctica y estímulo a través de muchísimos años de renuncia incluso a sus propias satisfacciones”
Con avanzada edad se fue a Caracas, donde era esperado por sus hijos, y a tal efecto el 21 de marzo de 1957 se le rendió un homenaje muy emotivo de despedida que tuvo lugar en el Jai-Alai.
En el homenaje se le reconocía lo mucho que la afición asturiana deportiva en todas las facetas, atletismo, fútbol, ciclismo, etc, etc, se debía al señor Marceliano Cuesta.


 Oscar Muñiz y Rufino Carpena en Las Mestas (años 50) y Oscar Muñiz entregando trofeo (1996)(Archivo atletismo R.G.C.C)

Con el tiempo Oscar Muñiz, ya como entrenador, entrenaba a sus atletas con ilusión, frío o calor, teniendo como lugares la playa de San Lorenzo, el parque Isabel la Católica y Las Mestas. En aquellos tiempos las pistas de competición eran muy primarias en los Campos de la Florida y en el propio campo de El Molinón. Nombres de los atletas que en aquellos años hicieron historia fueron los de Polo, Rubio, Carpena, Huergo, Aguado, Avelino, Corral, Peláez, Evaristo, Hevia y un largo etc.


Oscar Muñiz con Tino Arbesú y Rufino Carpena (Hemeroteca El Comercio)

El primer entrenador de atletismo en Gijón del que tengo más conocimiento fue Oscar Muñiz que entrenó a históricos atletas gijoneses como Manuel Polo , José Luis Rubio , Rufino Carperna , José Luis Sánchez Mateo , Argimiro Domínguez y un muy largo etcetera en varias generaciones.

Oscar Muñiz con Rufino Carpena y Víctor Pelaez (Revista Atlético Gijonés Fumeru)

Oscar Muñiz Álvarez
(22 de mayo de 1910) llegó al atletismo en 1925 con 15 años bajo la dirección de Marceliano Cuesta en el gimnasio del Sporting (C/Marqués de Casa Valdés) destacando pronto en los 800 y 1.500 . El 5 de mayo de 1974 con motivo del “Día del Deporte” le entregaron en Oviedo la Medalla al Mérito Deportivo que era la máxima distinción deportiva a nivel nacional. Al desparecer el atletismo en el Sporting se integra en el Club Atlético Gijonés que fundaron unos buenos amigos en 1933 con Gumiel de presidente.
La guerra civil le corto su carrera atlética y después de este paréntesis y el añadido de tres años más de servicio militar obligatorio vuelve y acude al gimnasio de Educación y Descanso que era el único que había en Gijón . Muy pronto tiene entrenando en su entorno muchos atletas y de otros deportes que tienen el atletismo como base de entrenamiento (boxeadores , lucha , etc). Algunos de los atletas fueron Manuel Polo , Alfonso Aguado , Corral , Avelino Alonso , Evaristo García , Antonio Huergo , Victoriano San Juan y José Luis Rubio. Su última carrera como atleta fue en el Cross de Navidad de Avilés en 1942 . En 1954 pasa al Grupo Covadonga como entrenador al quedarse el Atlético Gijonés sin atletismo y años más tardes retorna (desconozco el año) estando en el club hasta que cesó toda su actividad cerrando el gimnasio de Los Campos en 1975. Ese año se integró en el Grupo de Cultura Covadonga con sus atletas (Argimiro Dominguez, Perancho , Higinio , Nicieza, Vidal , Tino, Pesquera y otros ) actuando como delegado Roberto Nicieza.

En la Universidad Laboral de Gijón 1973 (Archivo de Perancho)
De pie: OSCAR MUÑIZ, Roberto Nicieza, CHEMA Allongo (El Comercio), José Luis Schez Mateo, Tino Llanos, Higinio
Agachados: Aquilino Castaño, José Manuel Perancho, José Luis, Lali Carrascosa, Vidal y otro

Oscar Muñiz, como entrenador, entrenaba a sus atletas con ilusión, frío o calor utilizando la playa San Lorenzo, el parque Isabel la Católica, Las Mestas. Los tiempos iniciales tuvieron lugares de competición en los Campos de la Florida y en el campo de El Molinón.
El 8 de diciembre de 1955 con motivo de la VIII Vuelta Ceares se le rindió un cariñoso homenaje y le entregaron la medalla “Honor y Constancia”. A lo largo de su vida recibió muchos homenajes y distinciones y este fue probablemente el primero.

Oscar Muñiz con varios atletas. Manuel Polo (21), Ramón Prendes (27)
(Hemeroteca de El Comercio)

El 18 de noviembre de 1955, don Vicente Jesús en Confidencia Atléticas (El Comercio) escribe el artículo “Una charla con el atleta Ramón Prendes” en la que entrevista a este atleta que entrenaba con Oscar y había comenzado en 1942. Con respecto al homenaje a Oscar Muñiz decía como veía la iniciativa: “Magnífica, y espero que se sumen todos los aficionados a tan sencillo y simpático homenaje, ya que Oscar se lo merece todo, por su amor a tan bello deporte y su incomparable labor como preparador técnico del noventa por ciento de los atletas de ayer y de hoy. ¡Vale mucho Oscar!
Ramón Prendes decía que nunca se había retirado en una carrera, ya que Oscar siempre nos decía “el último en la carrera era el primero en la tribuna”
La lista de auténticos campeones de atletismo que entrenó es muy larga, pero por encima de todos fue Rufino Carpena que marcó una época en el atletismo de medio fondo y obstáculos siendo internacional en 17 ocasiones. A éste le siguieron Ismael Hevia, Víctor Peláez, Jesús y Enrique Sande, Sánchez Mateo, Argimiro, etc. En 1997 fue distinguido con el premio Delfos a los valores humanos en el deporte.

Con Oscar Muñiz en 1978 (Archivo de Perancho)
De pie: Vidal, José L. Schez Mateo, Ángel, Roberto Nicieza, OSCAR MUÑIZ, Claudio Cosío, Aquilino Castaño, José Ml Perancho
Agachados: Argimiro Domínguez, Tino Llanos, Rufino Carpena

Falleció, a la edad de 92 años, el 26 de abril de 2003. Días después El Comercio publicó un artículo de Cesar Sánchez (Tessier) que entrevistó a Bernardino Pellitero y Argimiro Domínguez que entrenaron con él en diferentes épocas y dijeron lo siguiente:
Era un profesor y un padre para sus atletas. No era un entrenador al uso que exprimía a sus atletas para que lograsen grandes registros, sino que para él lo principal era formar a la persona.
Pellitero destacó que me ayudó a finalizar mis estudios y para mi fue como un padre. En aquellos tiempos que no había nada, incluso siendo alcalde Ignacio Beltrán nos echaron del parque Isabel la Católica porque decían que se molestaba a las aves. Oscar Muñiz descubrió lugares maravillosos para el atletismo, como el “kilometrín” o un circuito de 2 kilómetros en el Rinconín.
Para él nunca fue importante tener los mejores atletas, sino que prefería que fuesen personas responsables y que se dedicasen al atletismo, pero sobre todo que amásemos el deporte por encima de cualquier otra cosa.
Era una persona tímida, aunque en alguna ocasión podía parecer osca. Sin embargo, era tremendamente humano.
No solo era entrenador puesto que también daba masajes y tenía una gran sicología con sus atletas. Tenía una inteligencia natural. Alguna vez se nos ocurrió comprar revistas especializadas en Francia con entrenamientos de campeones olímpicos y comprobar, con sorpresa, que esos mismos métodos eran los que nosotros realizábamos. Y Oscar no sabía francés.
Fue una persona que durante toda su vida se dedicó al deporte de forma desinteresada. Nunca cobró un duro por su trabajo a favor del atletismo. Nunca faltó a un entrenamiento.

OSCAR MUÑIZ, José Luis Rubio, José Antonio Roncero, Janel Cuesta, Paulino García, Santiago Fernández y Aquilino Castaño (Archivo personal)

El Ayuntamiento de Gijón en reconocimiento a sus méritos incluyó su nombre en el callejero de la ciudad (Calle Oscar Muñiz). Solía decir “Soy afortunado puesto que para acceder al Molinón paso por la calle con mi nombre”
Oscar Muñiz, por lo mucho que dio al atletismo con humildad, honestidad, ejemplaridad y humanidad, nunca se le debe olvidar.

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies